lunes, 31 de octubre de 2011

Morrón de Alhama y cabecera del Barranco de La Hoz

Como este domingo venía Michael al monte quisimos enseñarle las insuperables vistas que hay en Sierra Espuña y ¿qué mejor sitio que el Morrón de Alhama para este fin? ya que estábamos en harina, aprovechamos la ruta para visitar la cabecera del Barranco de La Hoz, lugar en el que nunca habíamos estado y que hace tiempo que lo estaba mirando con ganas.

La idea, que parecía buena ya que la lluvia se había acabado y el clima estaba de nuestra parte, pero se tornó no tan buena cuando al llegar a Sierra Espuña vimos que la cumbre del Morrón había enganchado una nube gigantesca. Aunque es la única nube que se ve, está donde no queremos. Esta nube significa niebla espesa, no vamos a ver a 10 metros de nuestra nariz. 

Subimos la pista con el coche y pronto nos sumergimos en la niebla, se hizo tan densa que me pasé el desvío a los pozos de Cartagena y seguí subiendo por la carretera de los militares. Los carteles de ¡Prohibido el Paso, Zona Militar! me sacaron del error y di la vuelta. Localizamos el aparcamiento abajo y comenzamos la marcha casi ciegas.

 
 click para agrandar

Por la pista alcanzamos los Pozos de la nieve de Murcia, que sólo se veían si te acercabas mucho y localizamos el sendero frente a la fuente que nos sube por la ladera del Morrón. En algún momento lo perdimos, pero alcanzamos pronto el primer objetivo en altura, La Morra de las Moscas. Hasta aquí todo bien. 

 click para agrandar

También llegamos sin dificultad al vértice geodésico del Morrón donde nos encontramos con Rubén, que había subido solo por la directa norte. Dado que la norte no estaba para bajar sin riesgo de desorientarse y menos yendo solo, le animamos a acompañarnos hasta el collado Blanco. Realmente la nube fue una pena porque no veíamos más que niebla en todo el trayecto.

Al llegar al Collado Blanco, nos despedimos de Rubén y tomamos pista abajo para alcanzar Prado Mayor y en el punto en que el Barranco de La Hoz lo cruza, giramos a la izquierda para entrar en la cabecera del barranco. Aquí estamos mucho más bajos y hemos salido de la nube, al menos se ve algo, pero la humedad es muy alta.

 click para agrandar

Caminamos por el barranco sin mucha dificultad, a veces parece que hay sendero y a veces que no y pronto nos encontramos con la primera trepadita del camino, la que tiene el cable de acero. No me gustó mucho el estado del cable, tenía varios clavos sueltos y dudé de los que quedaban en su sitio. Se sube sin gran dificultad, la humedad intensa del fondo de la rambla hacía la piedra resbaladiza, pero otro día más seco no habría problema.

 click para agrandar

La segunda trepada se puede esquivar por la ladera derecha o izquierda desviándose un poco. Como la piedra estaba muy resbaladiza, así lo hicimos. Luego ya no queda más que seguir el cauce y al salir a un espacio más abierto  donde confluyen varios ramblizos que forman el embudo de la cabecera.

 click para agrandar

 Aquí, en lugar de elegir la loma de enfrente (recomendado) que nos hubiera subido al collado Mangueta directamente, cogimos el ramblizo de la derecha para prolongar un poco la marcha ya que se nos había quedado corta, caminando luego a media ladera hasta los Pozos de Cartagena, y de ahí al coche que esta al lado.

La niebla espesa es pintoresca para un ratito, pero no te deja ver nada.


Podéis descargar el track en Wikiloc:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2172853

Espero que os guste. Buen camino.

3 comentarios:

  1. Por si fuera interesante o útil para esa Asociación o sus afiliados, tengo publicado el siguiente blog:
    http://plantararboles.blogspot.com
    Se trata de una guía breve y práctica para que los amantes del campo y la montaña podamos sembrar/plantar árboles, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles de la región y, en algunos casos, los esquejes que de ellos podemos hacer.

    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jose Luis.
    Es muy interesante tu blog. Te invito a que hagas una pequeña presentación de él o de tu idea y yo la publicaría aquí en tu nombre con link a tu blog.

    ResponderEliminar
  3. EL SENDERISTA, RECOLECTOR Y DISPERSOR DE SEMILLAS.
    Senderista es el peatón capaz de andar por caminos más estrechos que las veredas, con objeto de acceder a bellos paisajes, de practicar deportes, de mejorar o mantener la forma física, de recolectar hongos, de pescar, de hacer fotografías, de peregrinar, etc, El senderista transita por todo tipo de parajes, por sitios desarbolados, pero también por bosques, por montes, por sotos y riberas. A su alcance está el poder recolectar semillas maduras de los árboles con solo alargar la mano, en el tiempo adecuado, normalmente ahora en otoño. Tengo publicado el blog: http://plantararboles.blogspot.com, que puede ayudar a identificar los frutos y semillas de los árboles y arbustos más comunes en nuestro país. En un sencillo montaje de 4 fotografías se aprecian los frutos cuando están verdes, los frutos cuando están maduros y listos para recolectar, y cómo son las semillas de cada uno de esos árboles, una vez extraídas de los frutos maduros. De paso, se dan unas cortas pero suficientes instrucciones para llevar a cabo la siembra de las semillas y obtener así nuevos árboles.
    El senderista puede dispersar las semillas recolectadas por parajes desarbolados, por terrenos dejados inservibles por las numerosas obras de infraestructuras, por escombreras, en territorios abandonados o deshabitados o despoblados….
    Si las semillas las tirara a boleo, no haría menos que la naturaleza, que las deja sobre el suelo. Pero hay que tirar muchos miles de semillas para obtener resultados y elegir los momentos más propicios: a su debido tiempo y cuando llueve, ha llovido o va a llover. Este método se puede utilizar para alcanzar sitios inaccesibles: barrancos, terraplenes, raquetas ricamente cercadas.
    Las posibilidades de éxito aumentarían extraordinariamente si las semillas las enterrara ligeramente, directamente sobre el terreno.
    No digamos, si las enterrara en la terraza, jardín o corral de su casa, en macetas o semilleros, obteniendo así plantones, que luego habría de trasplantar.
    Finalmente, existe el método Nendo Dango, que consiste en enterrar las semillas en bolitas de barro, dejar que se sequen, llevarlas y esparcirlas por el campo, en donde estarán protegidas de la climatología y de los animales hasta que, con las primeras lluvias importantes, se empape el barro de las bolitas, germinen las semillas y enraícen más fácilmente en el terreno.
    En mi blog http://plantararboles.blogspot.com trato de dar ideas, debidamente contrastadas, aporto documentación gráfica y espero despertar una afición bonita y barata, que los profesionales, las empresas y las instituciones no pueden hacer gratis como yo propongo.
    José Luis Sáez Sáez
    http://plantararboles.blogspot.com

    ResponderEliminar

Su comentario será publicado después de ser leido por los moderadores.
Gracias por participar.