domingo, 18 de diciembre de 2011

Senderistas y ciclistas en el Valle 2 • Punto de vista de un senderista

Puede ser aconsejable leer primero la entrada anterior.

Este es el segundo de los artículos dedicado al conflicto entre ciclistas y senderistas en el Valle. Como ya escribí en la entrada anterior dedicada a la presentación del tema, la realidad no deseable es que el conflicto existe y debemos solucionarlo. Igualmente os recuerdo que me gustaría que algún miembro del colectivo o bien alguna organización ciclista mandará un artículo a mi mail (en la pestaña de contacto) exponiendo su punto de vista al respecto. Yo publicaría esta entrada con su firma, para que todos seamos oídos por igual. Sería igualmente bien recibida la opinión de la Administración Regional así como cualquier opinión que sin rebasar los límites de la cortesía y el respeto mutuo se quiera escribir en el apartado de comentarios.


Como el tema es muy extenso trataré de ser claro y conciso exponiendo bajo mi punto de vista cuales son los conceptos que hacen urgente la regulación de la actividad deportiva de ciclismo de montaña y en particular la de su variante de descenso, en el Parque Regional de El Valle y Carrascoy, conceptos, que a mi juicio, constituyen la mayor parte de las desavenencias entre unos y otros.


Expresamente señalo que también el senderismo debe estar regulado para una mejor preservación del espacio natural, si bien de esta actividad ya existen muchas normas sobre acampada, vivac, prohibición de hacer fuego en lugares no autorizados etc.


Estos son a mi parecer los problemas que originan sólo algunos ciclistas y que están en la base del enfrentamiento:


I • La seguridad de las personas.
Poco hay que decir al respecto, todo el que caminando tranquilamente por un sendero se haya encontrado de repente con uno o varios ciclistas descendiendo a gran velocidad sabe bien de qué hablo. A veces se crean verdaderas situaciones de peligro con riesgo de ser atropellado, máxime teniendo en cuenta que dada la circunstancia de su cercanía a la ciudad, estos senderos son utilizados por todo tipo de personas incluyendo a niños y excursionistas de mediana edad, no tan ágiles como para esquivar en pocos segundos lo que se les viene encima.


Pero claro, si el deporte consiste en bajar a velocidad, ¿cómo les pedimos que bajen despacio? En este punto son difícilmente compatibles las dos actividades, si las queremos practicar con las máximas garantías de seguridad.



En este video de Yotube se puede ver como descienden La senda del Vivac (El Ismael).
Es fácil apreciar las grandes cárcavas creadas por las bicicletas a lo largo de casi todo el recorrido,
cómo los senderistas tienen que subirse a la ladera para evitar ser atropellados y en el minuto 7 se ve claramente como atajan la senda por una trocha que han realizado con evidente deterioro del suelo.
(Si no se muestra bien aquí haced clic en ver en Yotube).


Por otra parte lo que tampoco es de recibo es la actitud de algunos senderistas que colocan troncos atravesados y otros obstáculos, especialmente si lo hacen en zonas de poca visibilidad que pueden ser causa de accidentes graves a los ciclistas, que no nos olvidemos, si no se regula nada en contra, están en su perfecto derecho de bajar por la senda. Os dejo un vídeo que me deja Jose (ciclista) en los comentarios acerca de esta práctica.


Video donde se ven los troncos atravesados

II • La degradación del suelo.
Camino por los senderos de El Valle desde que era un niño y ya tengo 52 años. Como muchos otros, he podido observar con tristeza como en los últimos tiempos algunos de estos senderos, que habían permanecido bien conservados desde su trazado original, se han ido deteriorando progresivamente hasta hacerse, en algunos casos, impracticables.


La razón principal es a todas luces la presencia cada vez mayor del ciclismo de descenso. Los ciclistas que practican esta especialidad corren senda abajo, a veces con pendientes importantes, frenando y derrapando, causando una erosión grave en el firme que en poco tiempo se ha transformado en cárcavas, algunas de considerable profundidad, por las que corre el agua de lluvia y arrastra de nuevo el terreno hasta destrozar totalmente la senda.


Ya sé que circulan por la web citas a diversos estudios sobre el tema especialmente la completísma página que IMBA ESPAÑA (Internatonal Mountain Bicycling Association) publicó al respecto (clic aquí para visualizar) y que algunos de los cuales otorgan un grado de degradación menor a ciclistas que a senderistas entre otros muchos datos, pero francamente, no creo que este tema en concreto se deba mirar como una estadística, que por otro lado, dependiendo de quien lo encargue o quien lo interprete, siempre se encontrará otro estudio en sentido contrario. Solamente hay que mirar al suelo y ver como hay senderos centenarios que son frecuentados en su mayoría solamente por senderistas y permanecen con sus trazados limpios y perfectos y también como hay otros que son usados por las bikes de descenso que tienen muestras muy preocupantes de degradación, como son, por poner un ejemplo de los primeros el que sube a la Cresta del Gallo desde Los Lages y del segundo caso el que sube a la mina del Cerrillar desde la Rambla del Sordo (clic para ver video), o el sendero del Vivac que muchos llaman El Ismael. Le puedo asegurar al autor del citado artículo que ese no es el caso del Parque Regional del Valle y Carrascoy.


A esto hay que añadir el tema de los atajos y del campo a través. 


Algunos, sólo algunos, de los que practican el ciclismo de descenso en su afán por obtener una pendiente mayor, atajan los zig-zags del camino destrozando la  cubierta vegetal y el firme, creando nuevas cárcavas por las que igualmente corre el agua de lluvia y el efecto destructivo es notable, desvirtuando totalmente el trazado original. También hay senderistas que atajan inecesariamente y es igualmente reprochable por tanto.



Aquí os dejo otro Yotube de descenso del Ismael donde se ve todavía mejor
 el tremendo destrozo que provocan algunos en los senderos, las cárcavas, 
los atajos y los desdoblamientos del sendero.

La abundancia de vídeos similares en Yotube  me hace pensar que estos 
ciclistas de descenso no actúan de mala fe y piensan que no hacen 
daño a nadie con sus prácticas y por eso las muestran orgullosos.
Otra vez falla la información y la educación medioambiental.

La modalidad de descenso "campo a través" cuyas consecuencias medioambientales son evidentes, ha sufrido en los últimos años un aumento alarmante, lo que ha provocado, que la Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad publique una hoja informativa titulada: Circulación "Campo a través" un problema en el Parque Regional El Valle y Carrascoy.


clic para agrandar




III • La contaminación acústica.
Otro problema asociado, aunque creo de menor importancia, es la contaminación acústica, en este tema por lo general no hay maldad ni descuido, simplemente lo da el medio. Los grupos ciclistas, la mayoría de las veces, mantienen entre sus componentes una distancia tal, que les obliga a comunicarse entre ellos a gritos, o al menos algunos así lo hacen. A mí particularmente me es desagradable, pero me puedo aguantar (el monte es de todos) no obstante imagino que a la pacífica fauna de El Valle, que no tiene culpa de nada, no le sentará bien tanto ruido en los fines de semana.


Conclusión
Que el ciclismo de montaña y en particular la modalidad de descenso existen y que este deporte lo quieren practicar un buen número de murcianos es un hecho, no es discutible, en consecuencia habría que encontrar la manera de que pudieran practicar su actividad en el parque, que es de todos, sin poner en peligro a los otros usuarios ni perjudicar al entorno natural.


Para lograr este fin, opino que la Administración Regional debería arbitrar normas claras acerca del uso del espacio natural y en particular de los senderos, para que todos, senderistas y ciclistas sepamos a qué atenernos y no sólo dictar las normas sino sobre todo hacerlas cumplir. Dada la inexplicable ausencia de agentes forestales en el parque durante el fin de semana, este punto es realmente difícil de realizar con éxito si no cambia esta circunstancia. También tiene aquí competencia el SEPRONA, igualmente ausente y que a diferencia de los agentes forestales sí tiene potestad para incautar los vehículos o de multar y hacer detenciones en los casos pertinentes.


El actual marco legislativo particular es el PORN (Plan de Ordenación de Recursos Naturales) del Parque Regional de El Valle y Carrascoy y en él se prohiben claramente los recorridos campo a través, pero no se regulan los otros aspectos de la cuestión. La normativa restante debería estar reflejada en un PRUG (Plan Rector de Uso y Gestión) hasta donde yo sé inexistente y en eterno proceso de preparación.


Propuesta
Mi propuesta, sin perjuicio de que alguien presente otra mejor, es que la Dirección General de Patrimonio Natural y Biodiversidad determine con claridad qué senderos son dedicados a senderistas, a ciclistas o cuales son de uso compartido, se señalicen en consecuencia y se haga respetar dicha señalización dotando a los agentes forestales o a quien corresponda de los medios humanos y materiales necesarios para este fin. Me consta por conversación con funcionarios de la Administración Regional que sus pasos van dirigidos en ese sentido y que pronto habrá resultados.


Mientras tanto, sólo hay una solución: buena educación y mucho sentido común.


Buen camino a todos.
Malpaso.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Senderistas y ciclistas en el Valle. 1 • Introducción.



La Panocha

Como todos sabemos, durante los últimos años ha habido muchos desencuentros entre algunos de los ciclistas (mayoritariamente  entre los que practican la especialidad de descenso) y algunos de los senderistas que utilizamos el Parque Regional de Carrascoy y El Valle, generando un problema de convivencia que en ocasiones puede enturbiar lo que siempre ha sido una actividad placentera y saludable.

En principio no tendría que haber nada que nos separara y sí mucho que nos uniera, pues ambos grupos usamos el parque con la sana intención de practicar nuestros deportes preferidos, pero es un hecho que las discrepancias de uso existen y que en algunos casos, la tensión ha llegado a un grado mayor del que sería deseable, llegando a veces a los insultos personales (a mí me los han propinado) si bien, gracias a Dios, no tengo noticia de que nadie hay llegado a las manos. 

Tengo que aclarar que leyendo las notas de la Federación de Ciclismo de la Región de Murcia, así como los escritos sobre el tema en diversos foros de ciclistas, mayoritariamente, no encuentro más que personas respetuosas y tan preocupadas por el medio natural y por supuesto la seguridad de las personas como el que más. No se puede meter a todo el mundo en el mismo saco, ni a ciclistas ni a senderistas.

Fotografía de La Verdad de Murcia

La situación tiene aún menos sentido si damos por cierto que todos, o casi todos, estamos de acuerdo en la importancia de preservar el espacio natural del parque regional y la seguridad de las personas que lo disfrutamos, sólo discrepamos en cómo hacerlo y en eso, no tendría que ser difícil llegar a un consenso.

Mi intención es publicar al menos dos artículos. Uno desde el punto de vista de senderista y otro desde el punto de vista de los ciclistas, para lo que animo a cualquier ciclista que nos lea, a que me mande una entrada que yo publicaré bajo la firma de su autor, siempre y cuando se encuentre dentro de los parámetros de objetivad y respeto a los demás en los que se trata de desenvolver este blog. También animo a los funcionarios responsables del tema a que hagan aquí público su punto de vista, para lo que pongo a su disposición este blog y si lo creen procedente escriban un artículo que publicaré igualmente. En la pestaña de "contacto" puede quien quiera contactar conmigo y mandarme sus escritos. O bien si es sólo un comentario escribirlos al pie del artículo en el apartado correspondiente.

Las Murallas de King-Kong

Ni que decir tiene que mi deseo no es exponer mi opinión de una manera impositiva y soltar mi discurso sin recibir contestación, sino abrir un debate entre personas razonables acerca del uso y disfrute de una zona de nuestros montes tan querida y apreciada todos los murcianos, por lo que también animo a que en el mencionado apartado de comentarios, cada cual exprese su parecer sobre lo expuesto, tanto a favor como en contra si es el caso.

Como es costumbre en este blog, las entradas no requerirán la previa supervisión y serán publicadas instantáneamente, pero sí me reservo el derecho de borrar las que a mi juicio sean ofensivas, groseras, malsonantes, contengan insultos personales etc. si es que se produjera alguna de este tipo. Recomiendo a las personas que escriban comentarios y no tengan una identidad de Google que escriban su nombre o un nikname al principio de su entrada para poder dirigirnos a ellos directamente en las contestaciones, en otro caso aparecerían todos como "Anónimo".

La próxima semana, si no hay nada que lo impida, publicaré la primera entrada y a continuación la siguiente si la hubiera. Publico esta entrada de anuncio, para que cada cual tenga tiempo de preparar sus argumentos y de redactar sus textos el que quisiera escribir.

Y nada más. En la próxima entrada comenzamos a tratar el tema en la esperanza de poner algo más de luz sobre este tema.

Buen camino a ciclistas y senderistas.
Malpaso.

domingo, 11 de diciembre de 2011

La basura en los espacios naturales


foto: petreraldía.com

Desde que estoy pisando montes no he parado de encontrarme en lugares más o menos localizados con basura humana. No hay que ser un lince para darse cuenta de que esto es un acto incivilizado y que no debería de suceder en ningún caso, tenga o no la zona en cuestión contenedores municipales para este fin. Me gustaría desde este blog que todos hiciéramos un esfuerzo por evitar su existencia.

Estas basuras se pueden clasificar en categorías. 

Basura industrial.
Son los materiales que sobran al hacer una valla, tender  o reparar un cableado, construir carreteras o caminos que atraviesan los espacios naturales. Los obreros estiman que les cuesta menos abandonarlos allí que transportarlos de nuevo al almacén, y ¡total, nadie se va a dar cuenta!

De este tipo se pueden encontrar abundantes muestras en la rambla del Puerto de la Cadena por ejemplo.

Basura escombro.
Curiosamente la suelen generar los habitantes cercanos al medio natural, que deberían ser los que mayor interés tuvieran en conservarlo. Algunas personas se deshacen de un water que han cambiado, unos ladrillos que le sobraron o el antiguo alicatado del baño en la rambla más cercana por no contratar un contenedor que es mucho más caro.

La basura de eremita.
Es una especie autóctona. La suministran los herederos de la tradición eremita de los alrededores de La Luz. Todavía hoy día ocasionalmente algunos amantes de la soledad y la meditación se instalan a vivir una temporada en las cuevas que ocuparon a partir del siglo XVII los ermitaños del llamado "Desierto del Salent", abandonando luego dentro de ellas todo su mísero ajuar. Quede claro que estas personas nada tienen que ver con los ejemplares Hermanos de la Luz, que hoy habitan el eremitorio Nuestra Señora de la Luz, y que son herederos espirituales de los constructores y primeros habitantes de estas cuevas.

Este tipo de basura se puede encontrar en la cueva que hay en la rambla del Sordo, justo enfrente de la senda de subida a la mina del Cerrillar y en las cuevas que hay en el cabezo del Espíritu Santo.

Interior de una cueva abandonada por su eremita


La basura, basura. 
Basura sin discusión. A veces en bolsa de basura incluso. La introduce en el monte un grupo familiar o de amigotes, el cuál, después de pegarse una comilona la abandona en los claros del bosque o en las zonas recreativas, porque le es más cómodo dejarla que llevársela a su casa o al contenedor que a veces está a sólo unos pasos. Esta dura poco en la bolsa. Los zorros la destripan por la noche y dispersan los restos por los alrededores.

De este tipo de basura lo más curioso que he visto es una bolsa perfectamente cerrada y que el incívico que la abandonó tuvo la precaución de dejarla colgada de la rama de un pino, para evitar que las alimañas la rompieran y en espera de que un misterioso camión de la basura pasara por en medio del bosque y la recogiera seguramente después de las 8 de la tarde.

La basura borrachuza y gamberríl.
Esta es especialmente peligrosa y consiste en botellas de cristal, latas y otros desechos de fiesta que después del botellón son arrojados en laderas y barrancos como si así se los tragara un agujero negro y nadie los volviera a ver jamás. Aparte de la marranería y el daño al medio natural, los cristales actuando como lupas y combinados con el sol, han sido en ocasiones los causantes de incendios que se podían haber evitado con un poco de educación y sentido común.

De este tipo de basura siempre ha habido grandes cantidades por ejemplo bajo el mirador de la Cresta del Gallo.

La basura sexual. 
Son ingentes cantidades de preservativos y pañuelos de papel abandonados por todo el monte, resultado de las demostraciones de cariño mutuo en el medio natural, a veces también he encontrado alguna manta, incluso colchonetas. 

De este tipo de basura hay una gran concentración, hasta llegar a lo vomitivo, en el primer tramo del sendero paralelo a la carretera que va desde el camino antiguo de los Teatinos al Eremitorio de La Luz.

Basura sport.
Envueltas de barritas energéticas de colores psicodélicos y botellines de bebidas isotónicas que abandonan generalmente algunos ciclistas, los cuáles, al ir a tanta velocidad, no pueden parar para meter el desecho en la mochila de donde lo sacaron e imitando a los grandes ciclistas del Tour lo tiran por la cuneta sin dejar de mirar al frente. Ya vendrá "la organización" a recogerlos.

He visto muchos de estos envases por la Muralla de King-Kong y por la Senda Bonita. 

Microbasuras.
Las llamo así por ser de pequeño tamaño cada unidad, tanto que muchas veces pasan desapercibidas, pero que en muchos casos, especialmente si se da concentración, constituyen un afeamiento importante del medio. Son estas basuras, las colillas bien apagadas, cáscaras de pipas, cacahuetes...

Este verano en la cima del Mulhacén empecé a detectar niveles alarmantes de esta mini-inmundicia.
Basura ecológica o biodegradable

Basura ecológica o biodegradable.
Por último y no menos importante la basura ecológica o biodegradable. Esta se abandona casi con buena intención. Para que coman los pajaritos u otros animalillos del bosque. Son las mondas de naranja, las pieles de plátano, cortezas de melón y otros restos variados de comida que algunos dejan a conciencia como un regalo cuando terminan de almorzar, en el convencimiento y buena fe, de que su carácter orgánico las van a reintegrar rápidamente en la naturaleza, nutriéndola incluso. Sin embargo, qué desagradable es ver cuando caminas por los senderos esos restos que permanecen allí durante meses antes de convertirse en abono, si es que lo hacen.


Cabe también dentro de este apartado los excrementos de perro que a veces se ven en mitad de los senderos porque su dueño piensa que como esto es naturaleza allí no hace ningún daño y los excrementos humanos que algunas veces me he encontrado en las corraletas de piedra que utilizamos para hacer vivac en Sierra Nevada. Parece mentira que el depositor no piense que otro montañero tendrá que dormir allí en la siguiente jornada.


La solución.
Para todas esta basuras no hay más que una solución: Llévate en tu mochila de regreso toda la basura que has generado, incluso un poco más si puedes o tienes buena voluntad. No es cuestión de poner papeleras y guardias cada metro. Es cuestión de educación y sentido común.

Después de pasar por el monte, procura que quede como si nunca nadie hubiera estado allí.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Cursos de GPS aplicados al senderismo y la montaña


CURSOS DE GPS APLICADOS AL 
SENDERISMO Y MONTAÑA

Información del blog "Lunaco GPS" http://cursoslunacogps.blogspot.com/
Próximo curso 18 de Diciembre 2011

Sácale partido a estos maravillosos cacharros que nos pueden hacer disfrutar de la mejor naturaleza y ser un excelente elemento de seguridad en nuestro equipo.

Foto GARMIN
El curso incluye: Una parte teórica impartida con medios audiovisuales y una parte práctica en una ruta predeterminada. Además practica la descarga y grabación de datos entre el GPS y un PC.

Aprende a utilizar el GPS en tus excursiones. Visita lugares donde no has estado nunca sin guía y con total seguridad. Descarga tracks de la web y recorre los itinerarios. Disfruta con seguridad tus excursiones y montañas. Un GPS te puede ayudar a salir de apuros, niebla, noche, etc.




El camping Sierra Espuña colabora aportando sus magnificas instalaciones ubicadas en la población de El Berro, en pleno corazón de la sierra de la que obtiene el nombre. Visita la página para obtener mas información del camping en: 

viernes, 11 de noviembre de 2011

El senderista, recolector y dispersor de semillas

Artículo enviado por José Luis Sáez Sáez. 
Fotografías de su blog Plantarárboles.blogspot.com



Senderista es el peatón capaz de andar por caminos más estrechos que las veredas, con objeto de acceder a bellos paisajes, de practicar deportes, de mejorar o mantener la forma física, de recolectar hongos, de pescar, de hacer fotografías, de peregrinar, etc.

 El senderista transita por todo tipo de parajes, por sitios desarbolados, pero también por bosques, por montes, por sotos y riberas. A su alcance está el poder recolectar semillas maduras de los árboles con sólo alargar la mano en el tiempo adecuado, normalmente ahora en otoño. 


Tengo publicado el blog: http://plantararboles.blogspot.com, que puede ayudar a identificar los frutos y semillas de los árboles y arbustos más comunes en nuestro país. En un sencillo montaje de 4 fotografías se aprecian los frutos cuando están verdes, los frutos cuando están maduros y listos para recolectar, y cómo son las semillas de cada uno de esos árboles, una vez extraídas de los frutos maduros. De paso, se dan unas cortas pero suficientes instrucciones para llevar a cabo la siembra de las semillas y obtener así nuevos árboles.


El senderista puede dispersar las semillas recolectadas por parajes desarbolados, por terrenos dejados inservibles por las numerosas obras de infraestructuras, por escombreras, en territorios abandonados o deshabitados, despoblados…

Si las semillas las tirara a boleo, no haría menos que la naturaleza, que las deja sobre el suelo. Pero hay que tirar muchos miles de semillas para obtener resultados y elegir los momentos más propicios: a su debido tiempo y cuando llueve, ha llovido o va a llover. Este método se puede utilizar para alcanzar sitios inaccesibles: barrancos, terraplenes, raquetas ricamente cercadas.

Las posibilidades de éxito aumentarían extraordinariamente si las semillas las enterrara ligeramente, directamente sobre el terreno. No digamos, si las enterrara en la terraza, jardín o corral de su casa, en macetas o semilleros, obteniendo así plantones, que luego habría de trasplantar.


Finalmente, existe el método Nendo Dango, que consiste en enterrar las semillas en bolitas de barro, dejar que se sequen, llevarlas y esparcirlas por el campo, en donde estarán protegidas de la climatología y de los animales hasta que, con las primeras lluvias importantes, se empape el barro de las bolitas, germinen las semillas y enraícen más fácilmente en el terreno.

En mi blog http://plantararboles.blogspot.com trato de dar ideas, debidamente contrastadas, aporto documentación gráfica y espero despertar una afición bonita y barata, que los profesionales, las empresas y las instituciones no pueden hacer gratis como yo propongo.

José Luis Sáez Sáez 

lunes, 31 de octubre de 2011

Morrón de Alhama y cabecera del Barranco de La Hoz

Como este domingo venía Michael al monte quisimos enseñarle las insuperables vistas que hay en Sierra Espuña y ¿qué mejor sitio que el Morrón de Alhama para este fin? ya que estábamos en harina, aprovechamos la ruta para visitar la cabecera del Barranco de La Hoz, lugar en el que nunca habíamos estado y que hace tiempo que lo estaba mirando con ganas.

La idea, que parecía buena ya que la lluvia se había acabado y el clima estaba de nuestra parte, pero se tornó no tan buena cuando al llegar a Sierra Espuña vimos que la cumbre del Morrón había enganchado una nube gigantesca. Aunque es la única nube que se ve, está donde no queremos. Esta nube significa niebla espesa, no vamos a ver a 10 metros de nuestra nariz. 

Subimos la pista con el coche y pronto nos sumergimos en la niebla, se hizo tan densa que me pasé el desvío a los pozos de Cartagena y seguí subiendo por la carretera de los militares. Los carteles de ¡Prohibido el Paso, Zona Militar! me sacaron del error y di la vuelta. Localizamos el aparcamiento abajo y comenzamos la marcha casi ciegas.

 
 click para agrandar

Por la pista alcanzamos los Pozos de la nieve de Murcia, que sólo se veían si te acercabas mucho y localizamos el sendero frente a la fuente que nos sube por la ladera del Morrón. En algún momento lo perdimos, pero alcanzamos pronto el primer objetivo en altura, La Morra de las Moscas. Hasta aquí todo bien. 

 click para agrandar

También llegamos sin dificultad al vértice geodésico del Morrón donde nos encontramos con Rubén, que había subido solo por la directa norte. Dado que la norte no estaba para bajar sin riesgo de desorientarse y menos yendo solo, le animamos a acompañarnos hasta el collado Blanco. Realmente la nube fue una pena porque no veíamos más que niebla en todo el trayecto.

Al llegar al Collado Blanco, nos despedimos de Rubén y tomamos pista abajo para alcanzar Prado Mayor y en el punto en que el Barranco de La Hoz lo cruza, giramos a la izquierda para entrar en la cabecera del barranco. Aquí estamos mucho más bajos y hemos salido de la nube, al menos se ve algo, pero la humedad es muy alta.

 click para agrandar

Caminamos por el barranco sin mucha dificultad, a veces parece que hay sendero y a veces que no y pronto nos encontramos con la primera trepadita del camino, la que tiene el cable de acero. No me gustó mucho el estado del cable, tenía varios clavos sueltos y dudé de los que quedaban en su sitio. Se sube sin gran dificultad, la humedad intensa del fondo de la rambla hacía la piedra resbaladiza, pero otro día más seco no habría problema.

 click para agrandar

La segunda trepada se puede esquivar por la ladera derecha o izquierda desviándose un poco. Como la piedra estaba muy resbaladiza, así lo hicimos. Luego ya no queda más que seguir el cauce y al salir a un espacio más abierto  donde confluyen varios ramblizos que forman el embudo de la cabecera.

 click para agrandar

 Aquí, en lugar de elegir la loma de enfrente (recomendado) que nos hubiera subido al collado Mangueta directamente, cogimos el ramblizo de la derecha para prolongar un poco la marcha ya que se nos había quedado corta, caminando luego a media ladera hasta los Pozos de Cartagena, y de ahí al coche que esta al lado.

La niebla espesa es pintoresca para un ratito, pero no te deja ver nada.


Podéis descargar el track en Wikiloc:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2172853

Espero que os guste. Buen camino.

lunes, 17 de octubre de 2011

Rambla de los Serrano para vagos

Está es la manera más cómoda de hacer la rambla de los Serrano o al menos una gran parte de ella.


La rambla de los Serrano, como ya hemos comentado en otra entrada, nace en el collado que hay entre el Relojero y las Murallas de King-Kong y desemboca en la rambla del Garruchal (la carretera) justo frente a la falda de  Puntarrón.


 Esta es la ruta que requiere menos esfuerzo para recorrer la parte media-final de la rambla y que discurre sin ninguna dificultad ni pendiente de consideración. Elegimos este camino y no otros para poder caminar juntos con los miembros del equipo que por una causa u otra tenían lesiones que les impedían realizar ejercicios de cierta importancia. Básicamente es como la ruta anterior "La Rambla de los Serrano por la Senda Escondida" sólo que la subida en vez de hacerse por la senda de los Forestales la haremos por la pista de San José lo que le quita kilómetros y pendiente.


El recorrido es así:


Dejamos el coche en el final de la Rambla que es donde la carretera del Garruchal se cruza con el carril de los Serrano y con la pista que sube al Puntarrón y Los Miravetes. Comenzamos a andar por la carretera (dirección Murcia) hasta llegar a un punto en que cruzamos la rambla a nuestra izquierda para ascender por una terraza que tras un breve trecho nos dejará en la pista de San José. Es por aquí por donde vamos a hacer la ascensión, por la pista. Ya sé que son más bonitos los senderos, pero la pista nos garantiza una ascensión suave y uniforme que era lo buscado y nos facilita ir en grupos, charlando amigablemente sin perder la respiración.


Pasamos bajo la imponente mole de la Cresta del Gallo y ya bastante alto cerca de una curva especialmente cerrada nos encontramos en la cabecera del barranco de La Cueva de Vera, aquí tenemos que estar atentos porque es ahí donde hay que localizar la entrada de la Senda Escondida.


La entrada no es visible, no hay marcas ni camino, parece que vas a tirarte por la ladera pero a los pocos metros se ve clara como baja por la terraza del terreno. La Senda Secreta no está muy marcada porque es un antiguo sendero en desuso y sólo tiene dos puntos donde hay prestar atención para no salirse de ella. Uno es cuando cambia de terraza. Aquí puse unas piedras formando una línea que atraviesa perpendicularmente el camino para indicarnos que tenemos que tomar nuestra izquierda. Y posteriormente ya casi abajo en la rambla hay que volver a abandonar la terraza para buscar la salida este último está marcado con un hito.



Una vez en la Rambla sólo hay que correrla aguas abajo disfrutando de sus paredes erosionadas y de sus pintorescos estratos oblicuos. En muchos tramos de la rambla hay un sendero que aveces se pierde pero en general el camino es inequívoco y bastante cómodo. Al final hay un pequeño tramo que tenemos que caminar entre matorrales pero en seguida vuelve a estar limpia. 



Cuando llegamos a la zona de los limoneros seguimos por la rambla un poco más, pasamos una construcción en forma de "puerta" seguramente para pasar algún tubo de agua por encima y recorremos el último tramo en curva hasta que vemos a unos 50 m unos grandes pinos, entonces buscamos un sitio para abandonar la rambla por la derecha y salir al Carril de Los Serrano.


Una vez en el carril sólo hay que seguirlo hasta el coche.


El camino es muy facilito y casi no requiere esfuerzo sólo un poco de atención para no pasarse los desvíos en la Senda Escondida. Tiene 13 km de recorrido de los cuales muchos son de pista por lo que ya hay que andar muy despacio y pararse mucho para que llegue a durar cuatro horas. Es un recorrido ideal si el día antes habéis tenido una fiesta.


El track os lo podéis bajar de Wikiloc aquí (muy útil para encontrar la entrada a la Senda Escondida y no saltarse los desvíos).


Espero que os guste.
Buen camino.

jueves, 13 de octubre de 2011

¿Dónde están los agentes medioambientales del Valle?



Con motivo de la pasada Romería de La Fuensanta, la Dirección General de Medio Ambiente programó un dispositivo especial de 60 personas, formado por agentes medioambientales, brigadas forestales, Servicios de Información al visitante, mantenimiento y limpieza, para prevenir incendios forestales y garantizar la preservación del medio natural en el Parque Regional El Valle y Carrascoy.


Esto está muy bien y así debería haber sido siempre, pero, qué pasa el resto de los días. Yo estoy seguro que durante la semana los agentes medioambientales hacen su trabajo con la debida diligencia incluso más, pero hace mucho tiempo que yo camino por esta montaña nuestra casi todos los domingos y qué difícil es encontrar a un agente.


Los domingos el monte se llena de visitantes de todo tipo: familias, amantes, excursionistas, ciclistas y cada vez menos gracias a Dios motoristas. Cada uno de estos grupos, en su legítimo disfrute de nuestro patrimonio natural, constituye un tipo de peligro latente para la conservación del monte: incendios, deterioro de la flora, molestias a la fauna, erosión del terreno y de los senderos... y sin embargo ese día el monte parece una "ciudad sin ley" quizás me equivoque y haya alguna patrulla, pero desde luego yo no la he visto y en cualquier caso son insuficientes.


Cuando alguna vez hemos tenido que llamar la atención a alguien, jugándonos nuestra integridad física y recibiendo algunas veces insultos por contestación, nunca hemos encontrado un agente que hiciera respaldar con su autoridad nuestra buena intención de preservar el medio.


La situación es equiparable a si en la "operación salida de agosto" la guardia civil desapareciera de las carreteras, justo cuando más falta hacía.


No sé si a quien corresponda enmendar este entuerto, es lector de este blog, pero si lo fuera, le pido en nombre de muchos que le ponga solución antes de que el mal sea irremediable o muy caro de remediar.


Por otro lado animo a los visitantes del Parque Regional que son personas de bien, a que hagan como yo y si ven a otros usuarios atentar de una manera u otra contra la integridad del espacio natural no tengan miedo de informarles con la debida educación del daño que hacen y así, entre todos y en ausencia de quien tiene el deber de hacerlo, podremos defender nuestro montaña de tantos y tantos desmanes.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Volver


Cuanto cuesta volver y que extraño se siente uno.


Después de un verano haciendo el holgazán, comiendo bebiendo y sin pegar palo al agua, cuesta volver al monte, pero una vez en el camino todo es familiar como antes.


Buscar los aperos de senderismo y volver a caminar. ¡Qué a gusto me encontraba dentro de las botas y qué fácil ha sido olvidarlo en unos pocos días!


El domingo comenzamos la temporada Fran y yo, un equipo muy mermado por las continuas bajas que tuvimos la temporada pasada, pero que espero que pronto vuelva a crecer. Hicimos una ruta mezcla de muchas bien conocidas por la zona del El Valle y el Paisaje Lunar para ir tomando contacto. Qué fácil se olvida todo y que pronto se recuerda de nuevo.


Nos encontramos con mucha gente y de todo tipo, familias, ciclistas, grupos de amigos, parece que todos se habían puesto de acuerdo para volver a pisar monte, hasta la Casa de la Oración estaba con ocupantes.


En fin, esta nota era sólo para eso, para deciros que estamos otra vez en el camino y que espero que los que estáis "escondidos" os apuntéis al próximo encuentro este fin de semana.


Volvemos a andar.

miércoles, 27 de julio de 2011

Subir al Mulhacén por la Vereda de la Estrella


El Mulhacén desde el Valdecasillas

Cuenta la leyenda que Alí Muley-Hassem, padre de Boabdil el chico, último de los reyes árabes de Granada, se enamoró de una de las doncellas de su esposa Aixa. La joven era una esclava cristiana llamada Isabel de Solís, que pasó a llamarse Zoraya. La sultana, llena de rencor y despecho, provocó un enfrentamiento entre los dos linajes nazaríes, los abencerrajes y los los cegríes (partidarios del Rey),  que acabó en una guerra civil. Muley-Hassem perdió y partió al exilio. En su marcha cayó gravemente enfermo y murió. Fue Zoraya, su fiel amante, quien hizo llevar su cuerpo al pico más alto de la Península Ibérica, tal y como él pidió en vida. Desde entonces, a este pico de 3.482 metros de altura se le conoce como Mulhacén.

Subir al Mulhacén por la ruta del norte comenzando por la Vereda de la Estrella es de todas las maneras que yo conozco de alcanzar esta cima, sin dudarlo la más bonita, la más dura y la más querida por mi.

La subida por el norte fue mi primera excursión a Sierra Nevada y nunca agradeceré bastante a Juan Luis y a Cristina la paciencia que tuvieron conmigo. Desde aquella excursión que para mí fue una gran aventura no he dejado de ir a Sierra Nevada al menos una vez al año. Unas veces con amigos otras con extraños y algunas veces solo. 

Esta vez hemos subido mi amigo Vicente y yo. Era una excursión que teníamos pendiente por otra que se nos frustró hace un par de años y tengo que decir que ha sido un éxito, todo ha salido perfecto.

Hablar de la ruta del norte del Mulhacén es hablar de la cabecera del río Genil. El Genil es el afluente más importante del Guadalquivir, nace bajo la cara norte del Mulhacén, en la laguna de la Mosca, con el nombre de río Valdecasillas. Recibe por la izquierda (aguas abajo) al Valdeinfiernos que es el resultado del deshielo de la Laguna Larga, entonces  pasa a llamarse Real. Más tarde se le une el Guarnón, que desciende desde el Corral de Veleta y desde ese momento se llama definitivamente Genil. Durante nuestro recorrido por sus  márgenes se le unirán otros ríos como el Vadillo, el San Juan y algunos arroyos menores.

Comenzamos a caminar en la confluencia del Genil con el barranco de San Juan, allí hay un aparcamiento donde dejamos el coche y un bar. Cruzamos el río por un puente de madera y tomamos la Vereda de la Estrella, llamada así por las minas del mismo nombre hoy abandonadas pero que en su día producían cobre, hierro, plomo y plata. Durante el camino pasaremos por otras minas: La Probadora, Doña Berta, La Justicia todas ellas igualmente abandonadas. 

Después de caminar una media hora tenemos el primer punto memorable del camino. Se trata del "Abuelo" un inmenso Castaño centenario que proporciona una de las escasas sombras del camino. Una media hora más tarde llegamos a la confluencia del Vadillo con el Genil y la vereda se divide en dos: por la izquierda, después de cruzar el río encontraríamos la "Cuesta de los Presidiarios" que sube a "La Loma del Calvario" y por la derecha, que es nuestro camino, seguimos hasta llegar a una curva llamada "El Viso". Al doblar este codo del camino la vista es espectacular y se divisan por primera vez las cimas del Mulhacén (a la derecha) y la Alcazaba (a la izquierda).

La Alcazaba y el Mulhacén desde El Viso

Unos 1800 metros más tarde entraremos en las ruinas de lo que fueron las minas de La Probadora, abandonadas en los años 50 y un poco más tarde llegamos a las de La Estrella. Tras salir de estas llegamos al río Guarnón el cual atravesamos por un puente de madera y desde él podemos ver el Veleta y el Cerro de Los Machos a su izquierda.

Las minas de La Estrella

A partir de aquí el río se llama Real. Seguiremos caminando hasta llegar a la confluencia del Valdeinfiernos con el Valdecasillas y entonces giramos a nuestra derecha siguiendo el cauce del Valdeinfiernos para entrar en la zona de Cueva Secreta. Cueva Secreta (1750 m) es un refugio natural que los pastores han cerrado un poco más con mampostería. Existe en la misma ladera otra cueva más alta de las mismas características. Encontramos en la zona corrales de piedra y es fácil que haya vacas y toros pastando sin pastores, lo que puede sobrecoger un poco, porque son "bichos" muy grandes. Cuando nosotros llegamos la cueva estaba ocupada por lo que hicimos vivac en uno de los corrales de piedra cercanos. Tuvimos la visita obligada del zorro a la que dedico un capítulo especial porque esta vez fue gracioso el animalito. Podéis leer la aventura del Zorro Carterista en el post anterior.

Cueva Secreta desde Majá del Palo

A la mañana siguiente comenzamos la verdadera ascensión. Esta primera jornada podríamos considerarla una aproximación. Tras vadear el río por una pasarela de madera, subimos por una vereda al collado de Majá del Palo para cambiarnos al valle del Valdecasillas. El collado es reconocible porque desde Cueva Secreta se ve La Alcazaba a través de él. A nosotros nos costó alcanzarlo un poco más de lo normal porque dimos un rodeo fuera de la vereda para evitar un toro malencarado que no nos inspiró confianza. 

La Alcazaba desde el collado Majá del Palo


Desde el collado descendemos al lecho del Valdecasillas y comenzamos a ascender por una vereda que aparece y desaparece pero que en cualquier caso sigue el río cruzando el llamado Prado de Las Víboras. Llegado un punto tendremos que vadear el río y pasar a su margen derecha (según baja) hasta llegar a la Chorrera de la Mosca. Entonces tendremos que pasar otra vez al otro lado por un paso un poco comprometido sobre una cascadilla  para comenzar a superar la chorrera por un vasar a la derecha con fuerte desnivel.




Remontando el Valdecasillas

Al fin llegamos a la laguna de La Mosca. La laguna de La Mosca (2.895 m) esta situada en un circo polar al pie de la cara norte del Mulhacén. Se forma del deshielo de toda la pared norte y de ella nace el río Valdecasillas que luego será el Genil. Alrrededor de la laguna hay en esta época del año una amplia pradera de borreguiles y a esta altura las cabras montesas caminan con libertad sin demasiado miedo a las personas y suelen pastar a pocos metros de nosotros o incluso pedirnos comida. Aquí hacemos un descanso un poquito más largo y pronto empezamos el ataque final al Mulhacén. 

 Laguna de la Mosca

Ahora nos dirigimos al Collado del Ciervo caminando entre gigantescas lascas de piedra hasta llegar a la falda del collado donde una senda en zig-zag y con mucha pendiente abierta en la pedriza, nos sube hasta el punto en que pasamos a la otra ladera (3.120 m), viendo La Caldera del Mulhacén con su refugio y varias lagunas.



Subida al collado del Ciervo

La Caldera del Mulhacén

 Después de recuperar el aliento comenzamos el ataque final por el canchal de pizarra que forma la ladera del Mulhacén. Caminamos por vereda, pero todo son piedras sueltas. Vamos ascendiendo y cruzándonos con otros que bajan. El Mulhacén como siempre es una plaza mayor donde va todo el mundo. Unos llegan por caminos meritorios,  pero muchos llegan por la "lanzadera" un autobús que les deja en el alto del Chorrillo y luego con subir sólo 500 metros de desnivel coronan la península.
La foto de cima
La Laguna Hondera desde el Mulhacén (Sietelagunas)

Estos últimos 362 m que restan hasta la cima son matadores. Se acusa el cansancio y un poco la altura, pero pasito a pasito llegamos a la cima. Me sorprendió ver que en el lugar donde yo había dormido el año pasado, había acampado un "indignado" del movimiento 15 M con su pancarta dejando su testimonio en lo más alto. Mi reconocimiento a su esfuerzo. 
El indignado más alto de España (peninsular)

Las nubes, que son muy cambiantes a esta altura, estaban ocupando en ese momento la zona de los 3000 m por lo que no pudimos disfrutar de las vistas sobre la laguna de la Mosca y el valle del Valdecasillas, pero otra vez será. Tras las fotos de rigor procedemos al descenso, desandando el camino hasta regresar a la Laguna de La Mosca. 


Durante esta jornada habíamos andado 11 horas incluidos los breves descansos. La laguna estaba muy animada, había una docena de tiendas de campaña acampadas sobre los borreguiles. Pero teníamos mucho cansancio para hacer vida social y tras una frugal cena y un ibuprufeno nos metimos en el saco aún de día y caímos rendidos. Me despertaron los ladridos de los perros sobre las cinco de la mañana anunciando la visita del zorro y como no, el alboroto de los acampados, pero me volví a dormir tranquilo porque esta vez no había dejado nada fuera y sí había puesto a unos 50 metros de nuestro vivac unos trozos de embutido tapados bajo un cúmulo de piedras grandes, para que el zorro se entretuviera en moverlas y no tuviera tiempo de darme la lata a mi. El invento funcionó. Esa noche no lo vi y por la mañana las piedras estaban movidas y ni rastro del chorizo.
Collado del Ciervo
La laguna de la Mosca desde el collado del Ciervo

El tercer día comenzamos el descenso desde la Mosca sin ninguna dificultad especial. El camino hasta el collado de Majá del Palo se nos hace hace más corto que largo. Bajamos a Cueva Secreta y nos refrescamos en el río que bajaba helado y ahora viene lo bueno, la interminable Vereda de la Estrella. Ya se ha levantado el sol y hace un calor que derrite las piedras. La vereda parece estirarse y se hace muy, muy larga. No se acaba nunca, son los 11 km más largos del mundo. Pero como todo en esta vida al final se acaba, sobre las tres de la tarde llegamos al aparcamiento. Habían transcurrido siete horas desde que salimos de la Laguna de la Mosca. Después de tomarnos unos refrescos para reponer el azucar nos fuimos a casita, cansados pero contentos.


Como anotación diré que cometí el error (muy frecuente en mí) de ir demasiado cargado. Mi mochila incluida la cámara fotográfica pesaba 18,5 kg, eso seguramente hizo que los tiempos fueran más largos de lo debido. Por lo contrario Vicente que sí había escarmentado de la vez anterior, llevaba una mochila muchísimo más ligera y que sin embargo fue suficiente. Este punto hay que mejorarlo.



No hice track de la ruta pero en Wikiloc podéis encontrar varios que siguen este mismo recorrido quizás con otras etapas pero el track es el mismo. 

Por ejemplo:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1661516

Todas las imágenes del post se pueden agrandar haciendo click sobre ellas.


Espero que os guste.
Buen camino.