miércoles, 26 de agosto de 2015

Gigantes y Vasares de Sierra Nevada



Esta ha sido una interesante excursión en la que subimos a los tres techos de Sierra Nevada (Mulhacén, Veleta y Alcazaba) y atravesaremos algunos de sus pasos más interesantes: El Vasar del Mulhacén, El Gran Vasar de La Alcazaba, el Paso de los Guías en los Vasares del Veleta y el Paso de La Z.


 


El primer tramo de subida lo hemos realizado a bordo de la lanzadera que sale del Albergue Universitario y nos deja en Las Posiciones del Veleta ya que nos ahorra unos 6 km sin demasiado interés paisajístico y unos 600 metros de desnivel de subida. De ahí que en el track se ve que transcurre por la carretera.

Tambien hay que advertir que una parte del track que la hemos trazado a mano, porque no la grabamos en su momento. Corresponde a la bajada desde el Refugio de La Caldera hasta el Albergue Universitario. Aún así no tiene pérdida, porque la hacemos en su primer tramo hasta las Posiciones del Veleta siguiendo el sendero-pista que es inequívoco y desde las Posiciones del Veleta hasta el Albergue Universitario, siguiendo la senda bien trazada que han hecho otros muchos antes que nosotros atajando la carretera.

La ruta transcurrió así:

Salimos del Albergue Universitario donde habíamos llegado la tarde anterior, con un viento fortísimo de S.O. además de amenazas de lluvia y tormentas. Amenazas, que por suerte no se llegaron a cumplir, porque hubieran comprometido mucho la excursión. La lanzadera nos deja en las Posiciones del Veleta donde cargando la mochila a la espalda, comenzamos el ascenso a la cima del Veleta primero por pista y luego por un sendero bien trazado. Una vez alcanzada la cima y hechas las fotos del rigor, comenzamos el descenso hasta el refugio de La Carihuela. Desde el refugio bajamos a la pista que está a la vista un poco más abajo y tras andar apenas uno 350 m tomamos a la izquierda el desvío para atravesar el llamado Paso de Los Guías. 


El Paso de los Guías es un pequeño vasar que sirve para atajar notablemente la pista. Está equipado con una cadena en buen estado y a pesar del patio que se ve abajo y de lo estrecho (en ocasionas apenas cabe la bota) se pasa sin dificultad ya que es realmente corto. Apenas tendrá unos 10 m de zona realmente aérea. Aún así si a alguno le da respeto, siempre puede esquivarlo y continuar por la pista.

 Tras atravesar el Paso de Los Guías interceptamos de nuevo la senda-pista dejando a nuestra izquierda el Cerro de Los Machos hasta llegar al lugar denominado “La Puerta” que no es otra cosa que un corte en la cresta para hacer pasar el camino. Ahora tenemos a la derecha las lagunas de Río Seco y a poco más de un km de “La Puerta” tomamos a la izquierda el sendero que abandonando la senda-pista nos conduce al collado de la Lóma Pelá. Esta subida al collado nos ahorra un buen tramo de pista.
 Al llegar al collado las vistas son espectaculares pues bajo nuestros pies tenemos la laguna de La Caldera y naturalmente en frente el Mulhacén. Descendemos el sendero hacia el refugio de La Caldera y desde ahí subimos al Mulhacén por la senda que recorre la cara oeste.
Una vez arriba, en el techo peninsular, se divisa toda Sierra Nevada. Bajo nosotros hacia el norte, está la laguna de La Mosca y toda la cuenca del Valdecasillas, al este Siete Lagunas, La Alcazaba y todos los tresmiles de esta dirección: puntales del Goterón , Calderetas, Vacares, el Cuervo… Picón de Jeres. Al sur la loma del Mulhacén y al este, de donde venimos, vemos el puntal de La Caldera, el Juego de Bolos, Los Machos del Veleta y el Veleta.
Descendemos por el mismo camino y dormimos en el refugio de La Caldera.
Durante la subida al Mulhacén Pedro se hizo daño en la rodilla y vista la amenaza de lluvia estimamos conveniente dormir esa noche en refugio y esperar al día siguiente antes de reiniciar la ruta. Por la mañana, tras una noche con innumerables interrupciones del sueño debido a los montañeros que entraban y salían de él a las horas más variadas e intespestivas y no siempre con la delicadeza requerida, nos levantamos con intención de bajar a la laguna de La Mosca y desde allí atravesar el Gran Vasar de La Alcazaba, pero apenas habíamos superado el collado del Ciervo, Pedro volvió a notar molestias en la rodilla, por lo que decidimos que se quedara esperándonos en el refugio evitando así males mayores. De este modo, continuamos Antonio, Paco y yo descendiendo hasta la laguna para ascender luego por el Gran Vasar de La Alcazaba.
El Gran Vasar resultó ser un paso muy cómodo y francamente bonito que discurre bajo la Alcazaba con inmejorables vistas al la norte del Mulhacén y la laguna de La Mosca. El Vasar tiene su salida junto a los Tajos del Goterón y desde allí vamos siguiendo el track por un terreno muy suelto y poco marcado, buscando el Paso de la Z. 


Quizás el Paso de La Z, no lo hicimos por el recorrido más ortodoxo, porque en muchas ocasiones perdimos de vista los hitos, pero al final salimos de él sin muchas dificulatdes y comenzamos a ascender hasta la cima de La Alcazaba, sin sendero, por el consabido pedregal que la caracteriza. Allí nos encontramos con Rubén de Redovan el cual se ofreció a enseñarnos nuevas rutas por la Sierra de Callosa cuando regresáramos.
Posteriormente nos dirigimos hacia el coladero del Peñón del Globlo y antes de descenderlo totalmente, nos desviamos a nuestra derecha para no perder altura, pues nuestro siguiente objetivo es el coladero de Siete Lagunas.
 En este tramo, apenas se ven algunas veces trazas de sendero, la mayoría del recorrido lo hacemos más bien por donde podemos, pero al final alcanzamos el paso y comenzamos a descender hacia el norte por el Canuto de Siete Lagunas hasta que llegado a un punto, tomamos el ramal a la izquierda que nos adentra en el Vasar del Mulhacén.
El Vasar del Mulhacén, que ya habíamos atravesado el año anterior, es uno de los lugares más bellos de Sierra Nevada. Recorre la pared norte del Mulhacén casi sin desnivel dejando un cortado hacia la laguna de La Mosca de unos 200 m. Pese a su apariencia visto desde fuera, no es tan aéreo como para sentir vértigo. El sendero está bien marcado y es suficientemente ancho, por lo que caminamos seguros durante todo el recorrido. Sólo tiene un pequeño obstáculo en su parte final, una gran roca fruto de algún desprendimiento que hay que trepar y destrepar porque bloquea el camino. El Vasar tiene el encanto añadido de la fuente del Viejo Lobo, un nacimiento de agua fresca y límpia que brota de la pared y que se puede beber sin pastillas potabilizadoras.

Salimos del vasar en las proximidades del collado del Ciervo y volvemos a bajar al refugio de La Caldera donde ya más repuesto nos espera Pedro. Tras comentar un poco la jornada y en vista de lo ajetreado de la noche anterior en el refugio, considerando además que ya no íbamos a hacer más incursiones en la sierra, decidimos a pesar del cansancio de la jornada, emprender el camino de vuelta al Albergue Universitario y de este modo dormir duchaditos y en cama límpia.



Asi que bajamos hasta la pista que pasa bajo el refugio y esta vez sin tomar los atajos del collado de la Loma Pelá ni el Paso de Los Guías. Este tramo se hace largo por lo que ya llevamos acumulado durante todo el día, pero no tiene ninguna dificultad. Caminamos sin abandonar el sendero-pista hasta las posiciones del Veleta donde en vez de tomar la carretera, vamos atajando por un sendero bien marcado que han dejado los que nos precedieron. Tras 12,5 km de distancia, 361m de subida y 912 de bajada, llegamos al Albergue Universitario donde damos por finalizada la excursión. Esa jornada habíamos caminado con los mochilones a cuestas durante 12,30 horas y habíamos recorrido un total de 24 km, 1400 m de subida y 1950 de bajada. Eso en una montaña baja no es tanto, pero a esa altura y con ese peso sobre la espalda, os aseguro que se nota.
Al día siguiente, tras desayunar regresamos a Murcia.


Nada más. Si queréis bajar el track, podéis hacerlo en Wikiloc clicando aquí;
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10607442

Para ver mejor las fotografías, clicad sobre una de ellas y pasaréis a una pantalla más cómoda, ampliada y con visor.

Aquí os dejo también dos películas Yotube. La primera tiene sólo las fotos y la segunda los videos con la inclusión de alguna foto para no perder la continuidad del trayecto. Como siempre os recomiendo que los veáis a pantalla completa, en HD y con los altavoces conectados.




Espero que os guste.
Buen camino.
Malpaso.

7 comentarios:

  1. Bonita entrada.
    Nunca he atravesado la norte del Mulhacén, y tengo mucha curiosidad. A ver si algún día bebo del Viejo Lobo...
    Nosotros hemos estado hace poco por allí, concretamente lunes y martes de la pasada semana.
    Un saludo, compañero.

    ResponderEliminar
  2. Hola Franeto. Muchas gracias por comentar. Se me hace raro verte fuera de Nevasport. El Vasar del Mulhacén no te lo puedes perder, nosotros ya hemos repetido dos años. Aparte de bonito, es un atajo muy práctico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Un lujo de reportaje...Una curiosidad ¿y eso de los cascos en la cabeza por sitios en los que no hay riesgo de que te caiga algo? Caso de la pista..... ;-)

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias maestro Pelitre.
    Me da mucho gusto veros por aquí a mis amigos de Nevasport. Es un honor para mi blog.

    Pues lo de los cascos no es la primera vez que me lo preguntan. A mi el casco no me molesta, me molesta mucho más la visera de la gorra pero me la pongo por miedo a los melanomas, que ya yon muchas horas de sol a mis espaldas. El caso es que al principio sólo lo llevaba en sitios donde podía caerte algo del cielo, pero en una excursión tonta y sin ningún riesgo un amigo resbalo y cayó con tan mala fortuna que se hizo una brecha en la cabeza. Al lado había una piedra puntiaguda que de haber acertado en ella podría haber sido fatal. De eso no estamos libres nadie y si hubiera llevado casco no habría pasado. Como te digo a mi me es cómodo y por eso muchas excursiones no me lo quito. Los ciclistas o los patinadores por ejemplo lo llevan todo el tiempo y van por carretera o por suelos lisos sin nada que les pueda caer. Sé que en algunos sitios puede parecer un poco aparatoso de más pero prefiero llevarlo.

    Un abrazo.
    Malpaso.

    ResponderEliminar
  5. Aclarado ;-)

    El honor es mio por ser aceptado....Un pero...Sobra lo de maestro ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Pues para mí no sobra.

    Yo no olvido que cuando yo empecé a ir a Sierra Nevada, Fernando Wilhemi, Viejo Lobo, Boticario, Trevenque, tú mismo y algunos más, me ayudásteis muchísimo. Sin vuestras pacientes explicaciones nunca habría podido hacer las rutas de las que he disfrutado tantos años. Aún hoy cuando vuelvo a Sierra Nevada cada año, siempre tengo algo que preguntar y siempre estáis allí para solucionarme las papeletas.
    Es justo que yo os recuerde como mis maestros en Sierra Nevada. Por lo que os estoy muy agradecido.

    ResponderEliminar

Su comentario será publicado después de ser leido por los moderadores.
Gracias por participar.